2/9/08

donde almuerzo

Llego al bar donde almuerzo, los lunes, los martes, los miércoles... Hoy es miércoles y hay mercadillo). Decía que llego al bar donde suelo almorzar, y veo mesas vacías, como siempre el camarero me "deschapa" la botella tan pronto me ve y me la entrega, voy hacia la mesa... descargo el bolso, suelo dejarlo encima de la silla que hay a mi derecha, la carpeta también la dejo encima de la silla que tengo a mi derecha, hoy es miércoles, hay mercadillo, ya estoy temblando, llevo tres páginas de periódico leídas, bueno los titulares pues no tengo mucho tiempo a las diez debo estar en clase, es miércoles y hay mercadillo.
La puerta del bar está a mi izquierda se abre y entra un grupo de señoras hablando y riendo de forma teatral, así como queriendo decir a todos los que estamos en el bar ,que somos dos, ya hemos llegado y vamos al mercadillo. Es tal el perfume que concentran, que invade todo el bar, es tal su envolvente influjo que el aroma del bocadillo de mortadela que me he preparado ha perdido el encanto propio y ahora huelo aromas de bruja.
Perdone está ocupada?
No, no...
Para poder coger la silla mueven la mesa, desplazan la otra mesa, dan un golpe en la siguiente, mientras siguen riendo teatralmente, yo ya me he despistado no se por que página voy, puedo asegurar que he pasado alguna página de más sin darme cuenta. Se vuelve a abrir la puerta, otro grupo de señoras, cuatro ,cinco algunas con carrito de niño miran alrededor como desafiando a los que hace mas rato que estamos leyendo tranquilamente el periódico sentados en una mesa sola con cuatro sillas vacías, "ese mirar" me pone tenso, ya no leo tranquilamente. Los titulares los encuentro largísimos, vuelven a retar mirando y sin decirlo de viva voz parece que piensen que es una injusticia que una persona sola este sentada en una mesa, deben creer que ellas que como son más tienen mas derecho, (debe ser cosa de tribu), solo falta que me pregunten...perdone le falta mucho?, pues deberían ver que si, que no llevo comido mas de medio bocadillo de mortadela que me he preparado. Preguntan al camarero si pueden juntar las mesas...Es que vamos juntas...El camarero les dice que ni que si que ni que no, mueven las sillas se oye un ruido imposible de describir, ya no se cual es el titular del periódico que he leído, paso página y muerdo un nuevo bocado del bocadillo de mortadela que me he preparado, perdone está ocupada? No ...no.. y esta otra? – Tampoco...(Hay luna de uña en mi cielo).
Dan un golpe de silla al niño del cochecito que berrea del golpe. Le dan un churro pringoso de aceite el niño se pringa las manos, la cara , yo diría que el pringue es general se pringa todo entero, su madre ríe teatralmente no ve al niño pringoso y vocifera mas alto de lo que mis oídos soportan, el niño continua berreando pues ahora se le ha caído el churro, la madre lo coge y se lo vuelve a dar (debe saber la teoría de los cinco segundos) no entiendo el lenguaje que utilizan, (hoy es miércoles y en el bar fríen churros) se abre la puerta entra otro grupo... tres, cuatro... una inmensidad, miran de soslayo, (en el fondo son personas educadas), pero el ambiente se vuelve cada vez mas insoportable, me hacen sentir cada vez mas y mas culpable de estar solo ocupando una mesa, ya no leo, paso páginas enteras sin leer, engullo los bocados del bocadillo de mortadela que me he preparado (decía que hay uña de luna en mi cielo...)
Ahora atiendo a una noticia, cualquier noticia, y como una exhalación una señora coge una silla la acerca a mi mesa y se sienta delante mío, en mi misma mesa!
- Señora está ocupada.
- Si claro por Vd. Solo.
- pues si, pero..., (le repito), esta ocupada.
- Que poca vergüenza! Le oigo decir
Su marido se acerca y mete baza en el tema, Que pasa?
Que esta sentado solo en esta mesa...!!
Que poca vergüenza! .- contesta el marido
Ya no leo, me bebo como puedo lo que me queda de cerveza, paso las hojas del periódico en un plis plas, no me da tiempo de leer el horóscopo, mientras pienso en marcharme un chico se acerca y me dice:
- Puedo sentarme en esta mesa? Te acuerdas de mi, me conoces no...?
Cree que con la seguridad que lo arropa y el saber que yo le conozco a adquirido ese derecho. Me levanto y mientras estoy pagando 3€ 25 ctmos. (un robo) pienso que los miércoles debería buscarme otro bar para almorzar.
Hay luna de uña en mi cielo.
MuNh- 5255

1 comentario:

Rafa G. dijo...

Injusticia que sea yo el primero en felicitarte por este precioso cuento de lo quotidiano. Cada ves que te leo y no te miro (por los dibujos y los relatos, digo) descubro que escribes igual que lo que leo (por los libros que hay en mi mesita, digo).
PD:comparto la sensación de culpabilidad cuando me siento solo a comer en mi restaurante chino favorito y la dueña me mira diciendo, porque no cojes tu cochino plato y te vas a un rincón. Vivan los solitarios!